a mi me leyeron las manos y nadie había sido tan certero en lo que me dijo, quedé muy asombrada y creo y confío, porque nadie podía saber, solo yo las cosas que leyó.

Responder